1 de marzo de 2009

PROFECIAS DE “LA ARAñA NEGRA”








PROFECIAS DE “LA ARAñA NEGRA


La araña negra era un monje que viviò en Baviera en los años del 1500, pero no se conocen muchas cosas sobre su origen y su verdadera identidad. En Alemania y en los otros paises del norte de Europa “El Monje Negro” es asociado con la idea del demonio. Quienquiera que haya sido en realidad, es mejor conocido con el apelativo siniestro e inquietante de “La Araña Negra” (en Alemàn Schwarze Spinne), porque completaba sus transcripciones terrorìficas con el dibujo de una araña, suspendida en medio de su tela.


A diferencia de Nostradamus, el adivino màs conocido de todos los tiempos pero tambièn el màs dificil de interpretar, La Araña Negra conectaba sus visiones con fechas precisas de la historia.


En el año 1821 habla de “la muerte de una esperanza”, que coincide con la muerte de Napoleòn Bonaparte. Para el año 1914 describe una “llanura de las cruces”, que combina perfectamente con el inicio de la primera guerra mundial.



Refirièndose al 1946, el profeta indica: el “retoño del olivo”, la paz que terminò con la segunda guerra mundial. En estas y en otras ocasiones el pronostico es, o al menos asì lo parece, perfecto.


Los textos conocidos de La Araña Negra son aquellos transcritos y reescritos por un tal Ludwig Birzer, un sensitivo Alemàn encargado por Hitler de recabar presagios de los textos antiguos.

Parece cierto que el consulente esotèrico del Fuhrer modifico La Tela de la Araña, por intereses personales y del Tercer Reich.


Como consecuencia, tenemos los resultados positivos de las visiones del presunto monje bàvaro, pero no sabemos cuantos errores se cometieron en la transcripciòn de sus textos. A propòsito de la Alemania Nazi, el vidente no se equivocò. Este habìa descrito al Fuhrer como “El Lobo Voraz”, que habrìa provocado grandes derrames de sangre. Todavìa aùn màs precisa es la descripciòn de la Alemania dividida en dos despuès del conflicto; una situaciòn que el interprete del Reich tuvo la precauciòn de ocultarle a Hitler.


Nuestro futuro se perfila en tèrminos poco tranquilizantes (sangre del cielo en el 2015), a veces un poco màs tranquilizantes (en el 2037 muchas enfermedades seràn descifradas y vencidas, la tierra darà frutos nuevos y los hombres hablaràn entre ellos sin necesidad de abrir la boca). Este ùltimo es el evento màs probable, que tal vez ya se ha cumplido con los mensajes de texto y la internet.

Traducido de: www.leonardoerazmo.com