21 de enero de 2009

PROFECIAS DE SOR ANNA ALI



Mensajes divinos dictados por Jesucristo a Sor Ana Ali en Kenia.





Ana Ali naciò en Kenia el 29 de diciembre de 1966, como la primera de los cinco hijos de un matrimonio musulmàn. Su nombre musulmàn de nacimiento era Hadija, pero lo cambiò despuès de haber sido bautizada como catòlica en el año 1979.


A los 9 años comenzò a tener serios problemas de salud que no le permitieron continuar con sus estudios.


Hizo votos para consagrarse a la vida religiosa en septiembre de 1981, en Roma. Y en Agosto del 87 comenzò a recibir las primeras apariciones de Jesùs. Ella anotaba personalmente los mensajes que El le transmitìa y si se piensa en el bajo nivel de instrucciòn de la religiosa, se comprenderà que la riqueza y profundidad de los mensajes teològicos es muy superior a a la de sus propios conocimientos; razòn que constituye la mejor prueba a favor de la autenticidad de las ya mencionadas apariciones.




Mensaje Divino n.17, del 10 de Octubre de 1987:


“Las almas han pactado con satanàs a causa de los pecados de todo tipo. Sobre la humanidad caerà un castigo muy grande. Si los ministros no oyesen mi angustioso llamado, guiaràn a la humanidad hacia un enorme sufrimiento. Sin embargo, mi deseo es que todos vengan y oren para que el mal que acecha a los hombres sea mitigado.”



“Hija mìa, oye bien esto que te digo. Debes abandonarte a mi voluntad. Debes seguirme a travès del viacrucis, con la finalidad de reparar los pecados de la humanidad. Se un alma ferviente, luz y sal de la tierra, llevando una vida simple y humilde, de manera tal que puedan nacer otras almas fervientes. Une tu alma a la mia, sìgueme hasta inmolarte totalmente. Reza y perdona, reza mucho. La humanidad entera se ha volcado a Satanàs y si el mundo no reza y mis palabras llenas de aflicciòn no son escuchadas, sucederàn cosas peores. Sobre la humanidad caerà un gran castigo...


Te bendigo.”


Mensaje divino n. 18 del 11 de octubre de 1987:


“...Hija mìa, no tengas miedo y no escondas esto que te digo. No puedo màs detener mi mano. El Padre Eterno ha repetido tantas veces que tantos paises desapareceràn de la faz de la tierra. Las naciones sin Dios seràn la plaga que castigarà la humanidad irreverente y sin escrùpulos. Por un tiempo el comunismo se alegrarà a causa de los sin Dios. Muchos pereceràn...Las brigadas rojas se infiltran en el gobierno y son còmplices de la violencia. El diablo los lleva a la perdiciòn. Reza mucho. Es urgente que los hombres tomen conciencia de esta terrible realidad. Yo no quiero que ninguno perezca en el fuego eterno.


Hija mìa, ora sin perder tiempo. Te bendigo.”



Mensaje Divino n.21, del 14 de octubre de 1987:



“...Doy muchos mensajes en todo el mundo, pero nadie escucha. Es terrible caer bajo la mano de Dios. Habràn diluvios, terremotos, destrucciòn, erupciones, homicidios, epidemias y carestìa. Hija mìa, no temas estas cosas. Con las oraciones y los sacrificios, tienes todavìa el poder de detener la mano del Padre. Lucifer trabaja con las grandes legiones infernales. Tù debes ser embajadora de paz, de orden. Salva las almas. Tus oraciones son caras al corazòn de Dios. El te oye...”



Mensaje Divino n.25, del 19 de octubre de 1987:


“...Debes obedecer sòlo a mi voluntad. Porque Dios Padre Eterno tiene un proyecto para ti y por eso te debes abandonar por completo...
Ellos reciben òrdenes dela legiòn del diablo y destruyen todo aquello que cae entre sus manos. El mal ha aumentado y la mano de Dios pende sobre sus cabezas. El mundo terminarà arruinado, como en el tiempo del diluvio que enguyò naciones enteras. Muchas personas importantes son complices, espìas que hacen caer gobiernos, las iglesias... vendrà el tiempo en el que el hombre no serà escuchado. Ellos no quieren oir la doctrina de la salvaciòn, prefieren en vez, perseguir sus propios deseos...”



“...En la hora del fin, la tierra temblarà y el mundo se obscurecerà lleno de truenos y grandes relàmpagos; habràn inundaciones y las montañas se romperàn. Los puentes seràn destruidos y repentinas erupciones volcànicas traeràn muerte y ruina. Si se arrepienten y regresan a mi, Yo, Jesùs, en Mi Gran Piedad, los perdonarè y los amarè.”


“Te bendigo.”





Mensaje Divino n.29, del 24 de octubre de 1987:


“...Si continuan viviendo en la corrupciòn no existirà piedad, sòlo làgrimas, luto, terremotos, inundaciones y enfermedades. Estas pobres almas son ciegas y mudas a mi llamado amoroso. El aire està contaminado y el pecado lo invade todo. Las manos de los hombres estàn armadas; sobre ellos caerà un gran castigo. Yo los amo, es por esto que les advierto antes de que sea demasiado tarde para arrepentirse. Deberìan rezar màs.”

Las profecìas de Santa Ana Emmerich.




Ana Emmerich naciò en septiembre del año 1774, en Flamsche, un pueblo cercano a Vestfalia, Alemania; como miembro de una familia de campesinos muy pobres.

Se dice que tenìa la facultad de ver el futuro. De hecho, profetizò la Revoluciòn Francesa y predijo la caida de Napoleòn 12 años antes de que èsto sucediera.

Se cuenta que ya a la edad de 9 años, los enfermos acudìan a ella en busca de ayuda y que ella les prescribìa medicinas que siempre resultaban eficaces.

En el 1802 entrò en el convento de las Agostinas de Agnetenberg, donde despuès de algùn tiempo su salud comenzò a desmejorar. Sufrìa de heridas que se abrìan y sangraban espontaneamente y que fueron examinadas por religiosos y cientìficos de la època. Y El vicario general, despuès de una rigorosa investigaciòn conducida por una comisiòn mèdica, terminò por convencerse de la autenticidad de dichos estigmas y de la santidad de la religiosa.

Las “visiones” de Emmerich eran muy particulares: ella se separaba de su cuerpo despuès de haber sido “llamada” por su àngel de la guarda y su espìritu se transportaba a la tierra santa de Jerusalen

Ana Emmerich muriò el 9 de febrero de 1824, a los 50 años. Seis semanas despuès de su muerte su tumba fue abierta y su cuerpo fue encontrado en estado de incorruptibilidad. En el año 1892, el obispo de Munster decidiò dar inicio al proceso de beatificaciòn. Fue finalmente beatificata por el papa Juan Pablo II el 3 de octubre del 2004. (Cfr.: "Catholic Encyclopedia", edizione 1914; "Le apparizioni della Vergine Maria", Paola Giovetti; "Life of Venerable Anne Catherine Emmerich", Carl E. Schmoger) da

Dentro de las profecìas de esta Santa encontramos las siguientes:


“En el centro del infierno, vi un abismo negro, oscuro y horrible y dentro de èl fue arrojado Lucifer, despuès de haber sido encadenado por deccreto del mismo Dios. Entonces, me fue dicho que el demonio serìa liberado por un cierto tiempo, cincuenta o sesenta años antes del año 2.000. tambièn me dijeron la fecha de muchos otros eventos, que no consigo recordar; pero algunos demonios seràn liberados antes que Lucifer, con la finalidad de tentar al hombre y servir como instrumento de la venganza divina.”

“Un hombre de rostro pàlido flotaba lentamente por encima de la tierra, y tomando su espada, la arrojò sobre las ciudades dormidas. Este hombre arrojò la pestilencia sobre Rusia, Italia y españa y alrededor de Berlìn ardìa un fuego rojo. La espada del hombre estaba ensangrentada, franjas rojas como la sangre caìan desde la empuñadura y caìan sobre Alemania.


“Los Hebreos regresaràn a Palestina y se convertiràn al Cristianismo antes del fin del mundo.”

Fuente:

"Catholic Prophecy" di Yves Dupont, Tan Books;
“The Dolorous Passion of Our Lord Jesus Christ”, meditazioni di Anna
Caterina Emmerich, Benziger Brothers, New York - 1904;
"The Prophets And Our Times" di Padre Gerald Culleton, Tan Books;
"Trial, Tribulation and Triumph" di Desmond A. Birch, Queenship Publishing;
(NB: i brani riportati in "Catholic Prophecy" e "Trial, Tribulation and Triumph" sono tratti da "The Life of Anne Catherine Emmerich" di Carl E. Schmoeger).

http://www.paologiannetti.com/.